Pater Josef Kentenich Portraits
  • Padre José Kentenich

    Compañero de camino en la fe, amigo y padre espiritual de muchos

  • Padre José Kentenich

    Compañero de camino en la fe, amigo y padre espiritual de muchos

  • Padre José Kentenich

    Compañero de camino en la fe, amigo y padre espiritual de muchos

  • Padre José Kentenich

    Compañero de camino en la fe, amigo y padre espiritual de muchos

  • Padre José Kentenich

    Compañero de camino en la fe, amigo y padre espiritual de muchos


Padre José Kentenich

El P. Kentenich, fundador del Movimiento de Schoenstatt, falleció el 15 de septiembre de 1968 en fama de santidad. Su proceso de beatificación fue iniciado el 10 de febrero de 1975 en Tréveris.

La tumba del P. Kentenich se halla en el lugar donde falleciera, en la antigua sacristía de la iglesia de la Santísima Trinidad, en el Monte Schoenstatt, en Vallendar, Alemania.

Personas de todo el mundo visitan ese lugar para hacer un momento de silencio y orar.
Muchos encuentran allí una orientación para su vida sustentada en los valores del evangelio. Hay quienes en la atmósfera de ese lugar han recobrado la capacidad de orar. Allí exponen al P. Kentenich sus preocupaciones y confían en su intercesión ante Dios. No pocos visitan su tumba para darle gracias. La veneración del P. Kentenich aumenta a nivel mundial. 

Información y propuestas de oración

El Secretariado

El Secretariado Padre José Kentenich está al servicio del proceso de canonización del P. Kentenich. Ofrece material informativo y propuestas de oración en veintinueve idiomas. De ese modo la vida y el mensaje del P. Kentenich llega a muchas personas y se difunde en toda la Iglesia.                             

El Secretariado se halla en la Casa Padre Kentenich, en el Monte Schoenstatt, en Vallendar, Alemania. Existen filiales en muchos países.

Contactos

Testimonios

Las cartas recibidas de 88 países señalan que muchas personas de todo el mundo encuentran en el P. Kentenich una orientación espiritual y se confían a su intercesión ante Dios. 

Testimonios