Pater Josef Kentenich Portraits

Información sobre el proceso de beatificación y canonización

El proceso de beatificación y canonización del P. Kentenich fue abierto el 10 de febrero de 1975, en la ciudad de Tréveris, Alemania.

Entrevista:
El proceso de canonización del Padre Kentenich

En mayo 2020, el P. Eduardo Aguirre, postulador de la causa, informó en una entrevista sobre el estado actual del proceso y lo que aún falta por hacer.
Al final de este articulo se encuentra un comentario en relación con las recientes publicaciones, en algunos medios, a partir de julio 2020, respecto del P. Kentenich.

¿En que estado se encuentra la causa de canonización del Padre Kentenich?

-        La causa de beatificación del P. Kentenich se encuentra ya en la etapa final de la fase diocesana (en la diócesis de Tréveris, Alemania); es decir, ya se ha completado, en gran medida, la investigación de su vida y obra:

  • Se han catalogado alrededor de 32.000 documentos de sus escritos publicados e inéditos (cartas, apuntes de sus conferencias, etc.), que abarcan cerca de 100.000 páginas. Se investigó en 110 archivos eclesiales y civiles en distintos países.
  • Se ha tomado declaración a una gran cantidad de testigos, unas 200 personas que conocieron e interactuaron personalmente con el P. Kentenich.
  • Su fama de santidad está muy extendida. Muchísimas personas de más de 90 países se han puesto en contacto con el Secretariado del Padre Kentenich en Alemania. Ya hay casi dos millones de oraciones escuchadas documentadas.

Todo esto ha significado un trabajo enorme, exhaustivo y no exento de dificultades, que lleva ya 45 años. Aun falta completar algunos aspectos de esta investigación, para que se pueda concluir la fase diocesana. Próximamente se podrá investigar en los archivos del Santo Oficio, actual Congregación para la doctrina de la fe, que sólo recientemente han sido desclasificados y se han hecho asequibles para ser estudiados. Hay que tener presente que el P. Kentenich vivió 14 años de exilio, como medida administrativa, por parte del Santo Oficio.

-        Luego deberá seguir la fase vaticana, en la que toda aquella ingente documentación, escritos, actas, etc. del proceso se enviarían a la Congregación para la Causa de los Santos, en Roma, donde toda esa investigación deberá ser estudiada, confirmada y valorada. Esto puede durar también un par de años. Esta Congregación tiene la tarea de comprobar si el Siervo de Dios (así se denomina a la persona que es investigada en estos procesos) vivió heroicamente las virtudes cristianas y alcanzó la santidad, para poder proponer al Santo Padre que lo declare “Venerable”.

-        El siguiente paso sería la beatificación del Venerable Siervo de Dios. Para ello es necesario acreditar un milagro por la intercesión del P. Kentenich. Cuando se reporta un posible milagro, es preciso abrir un nuevo proceso de investigación del caso. Este también cuenta con una primera fase, en la diócesis donde ocurrió el milagro, en la que se reúnen todos los antecedentes, los testimonios y se hacen los estudios pertinentes. Luego viene la fase romana, donde toda esta investigación debe ser revisada y comprobada, para llegar a un juicio definitivo. Si se confirma el milagro y este es aprobado por la Congregación, el Papa puede declarar Beato al Venerable Siervo de Dios.

-        Para que el P. Kentenich pueda ser canonizado, habrá que confirmar un segundo milagro.

¿Qué representa para el movimiento de Schoenstatt la futura canonización de su fundador?

-        Significará el reconocimiento y confirmación, por parte de la Iglesia, de que el P. Kentenich vivió ejemplarmente las virtudes cristianas; que alcanzó la santidad en el seguimiento de Cristo, que fue dócil a la acción del Espíritu Santo y que se empeñó fiel y coherentemente en realizar la voluntad de Dios en su vida. Consecuentemente, la Iglesia lo podrá presentar universalmente como un modelo de santidad y mostrar su ejemplo de vida como un camino de santidad para el hombre actual.

-        Asimismo – y esto me parece especialmente importante – la Iglesia estaría reconociendo la validez y actualidad del carisma que el P. Kentenich recibió como don y misión de parte de Dios para nuestro tiempo. Así, la Iglesia podrá acoger y valorar mejor el mensaje de renovación; su espiritualidad y pedagogía de la fe para el tiempo actual, que Schoenstatt le ofrece.

-        Para la Familia de Schoenstatt la beatificación y canonización de su fundador significaría un fuerte estímulo para empeñarse con más fuerza y responsabilidad por hacer vida el carisma del P. Kentenich en la Iglesia; seguirlo en su camino de santidad y realizar la misión que Dios le ha encomendado a través suyo. Todo fundador con una misión profética, y para que ésta sea fecunda, requiere de seguidores y discípulos que se identifiquen, encarnen y proyecten su carisma en la Iglesia y el mundo.

-        Esperamos también que con la canonización del PK. la fuente de gracias de Schoenstatt - la Alianza de Amor con María y el Santuario -, su espiritualidad, su pedagogía y sus obras pasen a ser reconocidas como patrimonio de la Iglesia.

¿Qué virtudes destacaría del Padre Kentenich que favorecen su proceso de canonización?

-        La santidad del P. Kentenich; la vivencia heroica de las virtudes cristianas está motivada y sustentada en él, en la conciencia de ser depositario de un carisma de renovación que Dios le confió y que selló su vida. La convicción de haber sido llamado a entregarse y consumirse por entero en una misión secular, lo impulsó constantemente en su lucha por la santidad. Se trata de una santidad apostólica. Ser santo para una misión, para santificar el mundo y elevarlo hacia Dios.

-        En este horizonte, el P. Kentenich vivió heroica y ejemplarmente las virtudes teologales, que son el fundamento de las demás virtudes cristianas. Para aseverar esto debemos conocer su vida (biografía), sus escritos, su obra. Ello nos permite comprobar que fue un sacerdote profundamente sobrenatural, un hombre de fe, que amó con todas las fuerzas de su ser a Dios, a las personas y a la misión que Dios le confío. Por ello entregó su vida sin miedos y con la audacia que da la esperanza en la victoria de Cristo resucitado.

Aunque esto requeriría mas tiempo y estudio, puedo mencionar brevemente algunos rasgos más propios y característicos de cómo vivió el P. Kentenich estas virtudes:

  • Fe: El P. Kentenich vivó y enseño una manera característica de vivir la fe cotidianamente y que conlleva un método “práctico” para su aplicación. En Schoenstatt la llamamos “fe práctica en la Divina Providencia”. Se trata de la fe en el Dios de la vida, que nos sale constantemente al encuentro en nuestro camino de vida, que hace historia con nosotros y que conduce la humanidad - y cada persona en particular - según un plan de salvación, de amor y de sabiduría. Es la fe en el Dios vivo, que se va manifestando tanto en los grandes sucesos de la historia, como en los pequeños acontecimientos de nuestra vida diaria.

Asimismo, caracterizan su fe la inconmovible confianza filial en María, en la Alianza de amor con Ella y en la realidad del Santuario como fecunda fuente de gracias. El Padre Kentenich siempre se consideró un instrumento en las manos de María, y como tal, se empeñó toda su vida por servir a la misión que María tiene junto a Cristo, como su Compañera y Colaboradora permanente, en la Obra de Redención.

Conociendo la vida del P. Kentenich, también podremos descubrir la vivencia de una profunda filialidad ante Dios-Padre, en quién se sabía profundamente cobijado como el hijo más pequeño y humilde.

  • Esperanza: El P. Kentenich es un hombre que, sustentado en la fe, vivó sin miedos, arriesgándolo todo para hacer la voluntad de Dios y realizar la misión que Él le encomendó. Nunca flaqueó su esperanza, pues siempre estuvo seguro de la victoria de Dios. Ello lo llevó a enfrentar y superar con decisión, audacia y confianza, la persecución de los nazis, el campo de concentración, la confrontación con el Santo Oficio, la incomprensión de parte de sus superiores y el exilio de 14 años.
  • Amor: Lo que sustentaba, animaba e impulsaba su entrega era la profunda vivencia de la realidad de la Alianza de amor con Dios, con María y con la Familia de Schoenstatt, su obra - en concreto su entrega a las personas que Dios había puesto en su camino, su seguidores y discípulos - y también su amor por la Iglesia. Es muy revelador que haya elegido como epitafio para su tumba: “Amó a la Iglesia”.

-        En relación con lo dicho, podríamos destacar asimismo su sensibilidad y conciencia profética frente a los desafíos del tiempo y el cambio de época que estamos viviendo. Es alguien que vivió “con la mano en el pulso del tiempo y el oído en el corazón de Dios”, según sus propias palabras, mirando hacia las “nueva playas”, hacia nuevos horizontes.

-        También se puede destacar su gran capacidad de intuición y sentido pedagógico, que lo llevó a ser un educador insigne de personalidades libres, capaces de responder a las corrientes y desafíos del tiempo.

¿Qué acciones se promueven al interior del movimiento para favorecer su causa de canonización?

-        Se puede afirmar, con bastante seguridad, que en toda la Familia de Schoenstatt expandida por todo el mundo, se reza por la canonización de su fundador, unido al compromiso de fidelidad a la Alianza de Amor con María y a la misión de Schoenstatt. A través de la oración, y del conocimiento de su vida, se va dando también una vinculación personal a él, en la confianza de que está en el cielo y que puede interceder por nosotros.

-        En los países donde Schoenstatt ha alcanzado un cierto desarrollo, existe el Secretariado del P. Kentenich, que tiene como objetivo difundir su fama de santidad. Lo hace a través de la publicación y distribución de oraciones por la canonización, novenas, boletines informativos y otros materiales. Además, se encarga de recibir intenciones y pedidos de oración por diversas circunstancias, por la intercesión del P. Kentenich, y se preocupa de recopilar la confirmación de “oraciones escuchadas”. El Secretariado central se encuentra en Schoenstatt,  Alemania y lo dirigen las Hermanas de María de Schoenstatt.

-        En los últimos 3 años han surgido círculos o grupos de oración, interconectados por WhatsApp, en 13 países, abarcando ya más de 1.400 personas que diariamente ofrecen oraciones, visitas al Santuario, momentos de adoración, entre otros ofrecimientos, para pedir por el avance del proceso del P. Kentenich. Estos grupos de oración están en contacto con los respectivos Secretariados del P. Kentenich en los distintos países.

-        En general en las comunidades organizadas de Schoenstatt, se promueve el estudio, la elaboración y la difusión del pensamiento del P. Kentenich y constantemente surgen iniciativas para aplicarlo en obras concretas que aportan a la realización de su carisma. Es así como en los distintos países donde Schoenstatt está presente, han surgido obras sociales, colegios, acciones pastorales y apostólicas, etc.

¿Por que sería valioso para la Iglesia Universal contar al P. Kentenich entre los Santos canonizados?

-        Para acoger y asimilar su carisma de renovación para una Iglesia de los nuevos tiempos. Lo que interesa no es tanto que se reconozca la santidad personal, individual del P. Kentenich, sino que con él se valore el aporte de Schoenstatt a una pedagogía de la fe que responde a las necesidades pastorales de una nueva evangelización en este tercer milenio. Se trata de formar, en Alianza de amor con María, Madre y Educadora, un “Hombre nuevo” en una “nueva Comunidad”; un verdadero cristiano con una marcada actitud apostólica, en una Iglesia “Familia de Dios” y “en salida”, como diría el Papa Francisco. El P. Kentenich procuró formar personalidades capaces de unir la realidad cotidiana y la realidad sobrenatural, promoviendo la vivencia de un cristianismo capaz de integrar lo humano y  lo divino, y de forjar una nueva sintesis cultural, con el sello de Cristo. La fe no es algo separado de la vida normal o una opción variable, de la que se puede prescindir sin mayores consecuencias. En nuestra visión cristiana – desde la verdad de Cristo – nuestro vínculo a Él debe dar sentido y animar la vida familiar, el trabajo, la amistad, las actividades económicas, la ciencia, el arte y la política… y todo lo que conforma nuestra existencia. En este sentido, el P. Kentenich quiere aportar desde Schoenstatt a la Iglesia, cristianos bien formados, con un fuerte sentido eclesial y con capacidad de liderazgo, comprometidos con la misión evangelizadora de la Iglesia, en medio del mundo actual.

-        Con el reconocimiento del carisma del P. Kentenich, será más plausible universalizar la Alianza de Amor con María y el Santuario de Schoenstatt como una fecunda fuente de gracia, como patrimonio de toda la Iglesia, para aportar más decisivamente a su misión en la nueva evangelización del nuevo milenio.

P. Eduardo Aguirre
Postulador

Diferentes maneras de contribuir con el proceso

  • Orar por la canonización
  • Orar por un milagro - https://api.whatsapp.com/send?phone=593991253635.
  • Vivir y anunciar el carisma del P. Kentenich.
  • Distribuir material informativo y textos de oraciones.
  • Comunicar relatos testimoniales, oraciones escuchadas e intenciones de oración.
  • Apoyar económicamente a través de donaciones.

 

En relación con la reciente polémica en torno a la persona del P. Kentenich:

A principios de julio de este año, de manera sorpresiva, y a raíz de la desclasificación de los archivos de la Congregación para la Doctrina de la Fe correspondientes al período del Papa Pio XII, se publicó en un par de medios de Italia y Alemania, supuestas acusaciones de abuso de autoridad y de acciones inmorales de parte del Padre Kentenich en relación con el Instituto de las Hnas. de María, de quién fue su fundador y director. Estas acusaciones fueron presentadas de manera periodística y sin mayor fundamentación, manifestando que esta sería la razón porque el fundador fue separado de su obra y enviado al exilo en USA.

Estas denuncias y la manera como fueron presentadas han causado dolor y confusión en círculos del Movimiento de Schoenstatt y se ha llegado a plantear la pregunta acerca del proceso de beatificación del P. Kentenich.

Frente a estas denuncias, quiero remitir a algunas de las declaraciones y repuestas que se han emitido por parte de instancias responsables y representativas del Movimiento de Schoenstatt:

https://schoenstatt.com/botschaft-des-generalpraesidiums-des-schoenstattwerkes/

https://schoenstatt.com/stellungnahme-zu-missbrauchsvorwuerfen-gegen-p-josef-kentenich/

https://schoenstatt.com/schoenstatt-sisters-of-mary-statement/

https://schoenstatt.com/einsetzung-einer-neuen-historikerkommission-fuer-das-seligsprechungsverfahren-pater-josef-kentenichs/

https://schoenstatt.com/the-rehabilitation-of-father-joseph-kentenich-is-not-in-question-for-the-schoenstatt-movement/

https://schoenstatt.com/talvez-nao-seja-sempre-aconselhavel-silenciar-educadamente/

https://schoenstatt.com/mir-kommt-es-auf-die-heiligsprechung-der-wahrheit-an-alles-andere-ist-zunaechst-fuer-mich-nebensache/

Por su parte, el Obispo de Tréveris, responsable del proceso diocesano de la causa del P. Kentenich, ha anunciado la creación de una comisión histórica para investigar en estos archivos, que hasta hace un par de meses estaban bajo sigilo. Esto es algo normal en el marco del proceso de investigación en relación con la causa del P. K.

Como se desprende de las declaraciones del la Presidencia General del Movimiento de Schoenstatt, también en la Familia de Schoenstatt se han emprendido iniciativas para investigar, aclarar y transparentar mas concienzudamente todo lo relacionado con esta etapa de la historia de Schoenstatt, con la figura del fundador y con las razones de su confrontación con el Santo Oficio.

Tenemos plena confianza en que toda esta polémica, finalmente, ayudará para arrojar mayor luz sobre la persona del P. Kentenich; para comprender mejor el carisma y la misión que Dios le confío, que lo llevó a confrontarse con la Iglesia - antes del Concilio Vaticano II - y para valorar con mayor profundidad su santidad de vida.

P. Eduardo Aguirre
Postulador